El inicio del curso escolar es un buen momento para implementar hábitos de vida saludables que se mantengan durante todo el año. La actividad física se relaciona con un mejor rendimiento escolar y un mejor estado de ánimo de los niños.

El inicio de las clases y la vuelta a la “rutina” es un momento idóneo para incorporar hábitos sanos en la vida de los niños, de forma que pasen a formar parte de su estilo de vida y les ayuden a crecer sanos. La etapa escolar es una de las más importantes del desarrollo infantil ya que tanto sus habilidades intelectuales como sociales y físicas están en pleno crecimiento. Para incorporar rutinas saludables en la “vuelta al cole”, se recomienda:

Ejercicio:

Se recomienda incluir el ejercicio moderado-intenso en la práctica diaria, al menos durante 1 hora. La actividad física adecuada se relaciona con un mejor rendimiento escolar y con un mejor estado anímico de los niños, previene el sobrepeso y las enfermedades cardiometabólicas en el futuro.

Las actividades extraescolares deportivas, los paseos en familia, las actividades al aire libre y reducir las horas de consumo de televisión son formas de aumentar la actividad física de manera divertida y amena.

Sueño:

Los niños en edad escolar deben dormir entre 9 y 11 horas como mínimo. Está demostrado que una correcta higiene del sueño favorece el aprendizaje y el crecimiento.

Regresar a la rutina del sueño requiere iniciar dos semanas previas a volver al cole, se sugiere acostumbrar a los niños a acostarse pronto y seguir los horarios escolares.

Alimentación:

Tras los hábitos alimenticios más relajados del verano, es importante volver a controlar de cerca la rutina alimentaria de los niños. En primer lugar, el desayuno es parte clave de la alimentación del niño y debe cubrir el 25% de las necesidades calóricas diarias. Un desayuno completo debe incluir lácteos, cereales y fruta.

Si el niño come en el colegio, se debe revisar el menú al comedor escolar para planificar las comidas de casa. Se recomienda dejar de lado la bollería industrial y “aprovechar a media mañana o la hora de la merienda para incluir fruta en la dieta en forma de piezas enteras, no de zumo.

Mochila:

La mochila escolar no debe ser elegida al azar, es la que utilizará todo el curso.

Son recomendables aquellas con correas anchas y acolchadas, y hay que recordar que su peso no debe superar nunca el 10 – 15% del peso corporal del niño. Los carritos son una buena opción para que el niño no cargue con peso innecesario, así como ayudar al niño a cargar con la mochila si ésta es demasiado pesada.

Dra. Carmen Mª. Martínez A.