• Entre un 50-80% del daño por exposición solar que un individuo recibe durante toda la vida se realiza durante la infancia y la adolescencia.
  • Los hábitos adecuados preventivos de protección solar pueden evitar un 80% de todos los cánceres de piel.
  • La sombra es una medida eficaz de protección.
  • Se recomienda el uso de ropa, sombreros y gafas de sol.
  • Es necesario aplicar cremas solares a partir de los 6 meses. En los menores de 6 meses es necesario protegerles con sombra y ropa, si esto no es posible, se debe utilizar protector de al menos FPS 15 en cara, dorso de brazos y manos.
  • Los menores de 3 años no deben exponerse al sol.
  • Hay que extremar las precauciones en zonas de montaña debido a que a mayor altitud, mayor es la intensidad de los rayos solares. Las nubes permiten el paso de la radiación ultravioleta.
  • La exposición excesiva a los rayos UV solares son la principal causa del cáncer de piel. Este daño es acumulativo. Además se relaciona con fotoenvejecimiento de la piel.
  • Es necesario reducir la exposición solar durante las horas centrales del día (12-16 horas).
  • ¿Cómo usar los fotoprotectores?
  • Aplicarlos en cantidad generosa sobre la piel seca, en todas las partes del cuerpo expuestas.
  • Deben aplicarse 15-30 minutos antes de estar al sol y repetir cada 2 horas ya que el agua y el sudor disminuye su efecto a pesar de que sean resistentes al agua.
  • Tras un baño prolongado, se debe aplicar de nuevo al salir del agua. El secado puede eliminar hasta el 85% del fotoprotector que se tenía aplicado.
  • Extremar la precaución en áreas como: cara, cuello, calva, hombros, escote, orejas, manos y empeines. Protegerse los labios con barras fotoprotectoras.
  • Utilizar el protector incluso en días nublados. Las radiaciones UV al atravesar las nubes, se reflejan en el agua, arena, hierba y nieve.

Dra. Carmen Mª. Martínez A.