¿Qué embarazada no disfruta o ha disfrutado acariciándose la barriga?, sobre todo a partir del segundo trimestre que se van notando sus movimientos y la futura mama es más consciente de que una nueva vida se está preparando en su interior… ¡Es maravilloso sentir!.

Pues no dejéis las que esperáis un bebé de hacerlo pues está demostrado que además de escuchar, siente vuestro tacto. Los fetos mueven más los brazos, la boca y la cabeza a través de vuestras caricias y disminuyen cuando os escuchan. En este caso también puede influir la respuesta del Sistema Nervioso debido a la madurez del feto.

Hablar a vuestra barriga puede crear un vínculo emocional con vuestro bebé, aunque a veces pensemos que no nos escucha. Así también conseguimos relajarle pues solemos emplear un tono de voz muy cariñoso y dulce